¿cuáles son las partes que constituyen un hueso?

¿cuáles son las partes que constituyen un hueso?

De qué están hechos los huesos

¿Qué es el hueso? El hueso es un tejido vivo que constituye el esqueleto del cuerpo. Existen tres tipos de tejido óseo, entre los que se encuentran los siguientes:  La dura y fina membrana exterior que recubre los huesos se llama periostio. Debajo de la dura capa exterior del periostio hay túneles y canales por los que circulan los vasos sanguíneos y linfáticos para llevar el alimento al hueso. Los músculos, los ligamentos y los tendones pueden unirse al periostio. Los huesos se clasifican por su forma: largos, cortos, planos e irregulares. Hay 206 huesos en el esqueleto humano, sin incluir los dientes y los huesos sesamoideos (pequeños huesos que se encuentran dentro del cartílago): ¿Cuáles son las funciones del hueso? El hueso proporciona forma y soporte al cuerpo, así como protección para algunos órganos. El hueso también sirve como lugar de almacenamiento de minerales y proporciona el medio -la médula- para el desarrollo y almacenamiento de las células sanguíneas.¿Cuáles son los diferentes tipos de células óseas? Los diferentes tipos de células óseas incluyen las siguientes:Las células grasas también se encuentran dentro de la médula ósea.Debido a la complejidad de la función de un hueso, desde proporcionar fuerza y apoyo al cuerpo, hasta servir como un sitio para el desarrollo y almacenamiento de las células sanguíneas, hay muchos trastornos y enfermedades que pueden afectar al hueso.

De qué están hechos químicamente los huesos

Los huesos almacenan y liberan constantemente calcio, fosfato, proteínas y otros componentes de la matriz ósea. Dentro de la matriz, los cristales minerales resisten la compresión pero son muy frágiles. Los componentes orgánicos, como las fibras de colágeno y las células, contribuyen a dar al hueso cierta flexibilidad. La organización jerárquica del sistema óseo a diferentes escalas es importante para sus funciones mecánicas, biológicas y químicas.

Los principales componentes del tejido óseo a escala molecular son los minerales, el agua, el colágeno y otras proteínas. En el siguiente nivel de organización, los pequeños cristales de hidroxiapatita de calcio y fosfato se incrustan dentro de las fibras de colágeno para producir un material compuesto (mezclado) con alta resistencia a la compresión y a la tracción.

El sistema óseo protege y sostiene los órganos vitales, permite que nuestro cuerpo se mueva, almacena minerales importantes y produce células sanguíneas. Hay varios elementos químicos y moléculas necesarios para mantener las numerosas funciones del sistema óseo. Las propiedades químicas de estos componentes sustentan la estructura y la función del hueso. A nivel químico, el hueso se divide en componentes inorgánicos y orgánicos (que contienen carbono).

Células óseas

Los huesos se componen de hueso cortical o esponjoso y se clasifican por su forma. Todos los huesos contienen médula ósea donde se forman los glóbulos rojos o las células adiposas. Conozca la anatomía de un hueso, las diferentes formas de los huesos, los tipos de tejido óseo y las capas de tejido óseo, la médula ósea y las marcas de los huesos.

Forma de los huesosLos huesos pueden describirse de muchas maneras, y una de las formas más fáciles de clasificarlos es por su forma. Hay cinco formas principales de huesos. Son los huesos largos, los huesos cortos, los huesos planos, los huesos irregulares y los huesos sesamoideos. Los huesos largos son más largos que anchos y son los principales responsables del soporte estructural de nuestro esqueleto. Algunos ejemplos son el fémur, o hueso del muslo, y los huesos que forman nuestros brazos: el húmero, el cúbito y el radio. Los huesos cortos son tan anchos como largos. Proporcionan apoyo y estabilidad con poco movimiento. Ejemplos de huesos cortos son los tarsos del pie y los carpos de la mano. Son los huesos que forman el tobillo y la muñeca, respectivamente. Los huesos planos son precisamente eso: planos. Proporcionan una superficie de protección o una superficie plana a la que se adhieren los músculos. Los mejores ejemplos de huesos planos son las costillas (¡piensa en todos los órganos que protege tu caja torácica!). Los huesos irregulares son los que no encajan en ninguna otra categoría. Estos huesos suelen tener formas extrañas. Las vértebras de la columna vertebral y la mayoría de los huesos de la cara se consideran huesos irregulares. Los huesos sesamoideos son huesos incrustados en un tendón. Se encuentran donde un tendón pasa por una articulación (un lugar donde se conectan dos o más huesos, como el codo o la rodilla). Protegen el tendón y aumentan la eficacia de la articulación. Un gran ejemplo de hueso sesamoideo es la rótula.

¿cuáles son las 6 funciones de los huesos?

Los huesos sostienen y protegen el cuerpo y sus órganos. También producen varias células sanguíneas, almacenan minerales y proporcionan apoyo a la movilidad junto con los músculos. Los huesos están formados por tejido óseo, un tipo de tejido conectivo denso.

El tejido óseo es el tejido conectivo estructural y de soporte del cuerpo que forma la parte rígida de los huesos que componen el esqueleto. En general, los huesos del cuerpo son un órgano formado por tejido óseo, médula ósea, vasos sanguíneos, epitelio y nervios.

Tipos de huesos: Esta imagen muestra las diferentes clasificaciones óseas, basadas en la forma, que se encuentran en un esqueleto humano. Se trata de hueso plano, hueso sutural, hueso corto, irregular, hueso sesamoideo y hueso largo.

Acerca del autor

Josue Llorente

Soy Josue Llorente, tengo 25 años y soy licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid con experiencia en medios tradicionales y digitales. Me apasiona el periodismo en esta nueva era y su evolución en el medio digital.

Ver todos los artículos