¿por qué sale moho en la comida?

¿por qué sale moho en la comida?

¿cuánto tiempo tarda el moho en crecer en los alimentos?

La palabra «moho» se refiere a los hongos que crecen en forma de filamentos multicelulares conocidos como hifas. El moho crece en cualquier materia orgánica muerta en la naturaleza, pero sólo es visible para el ojo humano cuando forma una gran colonia, llamada micelio.

El moho se alimenta de sustancias orgánicas, desde productos de madera y papel hasta polvo que contiene células de piel muertas.  El moho también crece y digiere algunos materiales sintéticos como pinturas, adhesivos y textiles.

El moho no puede digerir materiales inorgánicos (como el hormigón, el vidrio y el metal), pero puede digerir y crecer en la suciedad, el polvo y los residuos orgánicos que se acumulan en ellos. Es probable que el moho crezca en la parte norte de su tejado y revestimiento.

Como el moho se come los materiales en los que crece, estos acaban dañados o degradados. El moho no controlado puede causar daños cosméticos y manchas, olores desagradables, e incluso la degradación estructural de las superficies.

Las enzimas digestivas acaban destruyendo el material, y el moho crece y se extiende aún más para consumir energía de más material. Es importante identificar la causa de cualquier moho en su propiedad y eliminar y remediar el moho lo antes posible.

Mucor circinelloide

HYG-5592Ciencias de la Familia y del ConsumidorFecha: 06/08/2018Abby Snyder, Especialista de Campo en Seguridad Alimentaria, Ciencias de la Familia y del ConsumidorLas enfermedades transmitidas por los alimentos son causadas por bacterias patógenas, virus y parásitos. El moho y la levadura generalmente se consideran organismos de deterioro, ya que causan cambios indeseables en la apariencia, la textura, el olor y el sabor del producto. Sin embargo, algunos casos de crecimiento de moho en los alimentos representan amenazas para la seguridad alimentaria. El reto consiste en determinar la diferencia entre el momento en que los alimentos con crecimiento de moho deben ser desechados o el momento en que se puede retirar la porción dañada y consumir el resto del alimento.

Aunque todavía falta información sobre los riesgos para la seguridad alimentaria del crecimiento de moho en los alimentos preparados, las recomendaciones se han vuelto más conservadoras con el tiempo. A continuación se presenta un resumen de cómo manejar los diferentes productos. El riesgo específico para la seguridad alimentaria que supone el crecimiento del moho varía según el producto.

En general, el moho se considera un organismo de deterioro, pero el consumo de altos niveles de moho en los alimentos por parte de personas con sistemas inmunitarios comprometidos (ancianos, bebés y niños pequeños, y aquellos con algunas enfermedades crónicas) ha adquirido una creciente preocupación. A veces, el problema son las micotoxinas. Se trata de toxinas segregadas por el moho y han sido un problema sobre todo en los cereales y los frutos secos: maíz, trigo, cacahuetes, etc. Sin embargo, la preocupación por la formación de micotoxinas en los alimentos preparados ha dado lugar a recomendaciones más conservadoras sobre la forma de tratar el deterioro del moho. Las micotoxinas suelen ser estables al calor, lo que significa que no se destruyen con la cocción. Determinar el riesgo específico de seguridad alimentaria asociado al crecimiento de moho en un producto dado es esencial para determinar qué hacer con el alimento.

Moho negro del pan

Los mohos producen esporas que pueden ser de color blanco, gris, negro o verde. Se forman en sacos de esporas que se abren al madurar. Estas esporas son como semillas. El aire, el agua e incluso los insectos transportan las esporas de un lugar a otro.

Es importante saber que si la capa de moho es gruesa, sea cual sea el alimento, desecharlo es la única opción. Pero cuando sólo hay una mota de moho o una capa muy fina, se pueden distinguir dos grandes grupos de alimentos.

La cantidad que supone probar un moho (una pizca de un dedo o un pequeño lametón de la lengua) es muy pequeña. Aunque haya compuestos tóxicos, rara vez es suficiente para ser peligroso o incluso para provocar una alergia.

Sin embargo, es bueno recordar que los mohos también están presentes en todas las cosas, tanto en el interior como en el exterior. Incluso cuando no se desarrollan activamente, las esporas están ahí, esperando las condiciones adecuadas para germinar.

Algunos mohos (y muchas bacterias) desarrollan y difunden toxinas (concretamente, «micotoxinas»). Se trata de compuestos químicos que el moho utiliza para atravesar las células de las plantas y llegar a los nutrientes de su interior. Estas toxinas son la principal razón por la que los mohos son peligrosos. Provocan problemas de salud como reacciones alérgicas y problemas respiratorios.

Moho de los alimentos

Los mohos crecen mejor en condiciones cálidas y húmedas, pero también pueden crecer a temperaturas de refrigeración. Los mohos toleran la sal y el azúcar y pueden sobrevivir en alimentos muy ácidos como mermeladas, encurtidos, frutas, tomates y carnes saladas curadas como el bacon, el jamón y la mortadela.

Algunos mohos son peligrosos porque provocan reacciones alérgicas y problemas respiratorios en personas susceptibles. Algunos mohos también producen micotoxinas que son sustancias venenosas que pueden enfermar a las personas. Cuando los alimentos parecen mohosos, las esporas del moho ya han invadido profundamente el producto. Las micotoxinas suelen estar contenidas en estas esporas y alrededor de ellas, pero también pueden extenderse por todo el alimento.

Si ve un alimento con moho, no lo huela ni lo olfatee. Tire los alimentos metiéndolos en una pequeña bolsa de papel o envolviéndolos en plástico y tirándolos a un cubo de basura con tapa, lejos de niños o animales. Limpie el frigorífico o la despensa, sobre todo en la zona en la que se almacenaron los alimentos, y compruebe los objetos cercanos que hayan podido tocar los alimentos con moho. El moho se propaga rápidamente en las frutas y verduras.

Acerca del autor

Josue Llorente

Soy Josue Llorente, tengo 25 años y soy licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid con experiencia en medios tradicionales y digitales. Me apasiona el periodismo en esta nueva era y su evolución en el medio digital.

Ver todos los artículos