¿qué frutas y verduras no pueden comer los perros?

¿qué frutas y verduras no pueden comer los perros?

Huevo

¿Estás haciendo daño a tu perro? Por supuesto que no, probablemente esté gritando a la pantalla que su perro es parte de la familia. Pero hay muchas frutas y verduras comunes que son tóxicas para los perros y, si no sabe cuáles son, podría estar dándole accidentalmente una golosina que, de hecho, le está haciendo daño.

Las primeras de la lista son las pasas y las uvas. Una pequeña cantidad de esta pequeña fruta inocua tan común en nuestros hogares puede causar daños renales irreversibles e insuficiencia con bastante rapidez, dependiendo del tamaño del perro que las ingiera. Si su perro come alguna o sospecha que lo ha hecho, llévelo inmediatamente al veterinario.

Hay cierto debate sobre los aguacates, pero como regla general es mejor evitar dar cualquier parte de esta fruta a su perro, incluyendo el hueso del centro y la piel. Pueden provocar problemas respiratorios, náuseas y diarrea.

Por muy tentador que sea lanzarle a su perro el corazón de una manzana, las pepitas, semillas y huesos de frutas como las manzanas, cerezas, ciruelas, melocotones, etc., contienen cianuro y pueden ser extremadamente perjudiciales para su perro e incluso resultar mortales.

Uvas

No es raro que quiera mimar a su perro compartiendo las sobras de la mesa o su bocadillo favorito de comida para personas en lugar de una golosina para perros. Al fin y al cabo, si es seguro para usted, debe serlo para su perro, ¿verdad? No necesariamente. Aunque muchos alimentos para personas son perfectamente seguros para los perros, algunos son muy poco saludables y francamente peligrosos, por lo que es fundamental saber qué frutas y verduras pueden comer los perros.

Los perros digieren los alimentos de forma diferente a los humanos, y la ingesta de alimentos inadecuados puede provocarles problemas de salud a largo plazo y, en casos extremos, incluso la muerte. Como omnívoros, los perros no necesitan realmente frutas o verduras en su dieta, pero una fruta o verdura ocasional como premio está bien. Los alimentos frescos para perros también incluyen verduras frescas en las comidas. Siga leyendo para saber qué frutas y verduras pueden compartirse con moderación y cuáles deben evitarse.

Sí, los perros pueden comer manzanas. Las manzanas son una excelente fuente de vitaminas A y C, así como de fibra para su perro. Son bajas en proteínas y grasas, lo que las convierte en el tentempié perfecto para los perros mayores. Sólo asegúrese de quitarles las semillas y el corazón primero. Pruébelas congeladas para obtener un refrigerio helado para el clima cálido. También puede encontrarla como ingrediente en las golosinas para perros con sabor a manzana.

Qué alimentos no pueden comer los perros

Tanto si su cachorro se merece un capricho especial como si es un recogedor de migas profesional, no es raro que un perro se encuentre con sabrosos bocados de comida humana; sin embargo, hay alimentos -incluso frutas y verduras comunes- que su perro debe evitar definitivamente.

Los perros que se alimentan de las sobras de la mesa corren un mayor riesgo de padecer sobrepeso y malos hábitos. Normalmente, los perros que se alimentan de la mesa tienen una gran preferencia por los alimentos que disfrutan los humanos. Estos comportamientos pueden dar lugar a que su perro pida limosna, se ponga nervioso o muestre otros rasgos de agresividad cuando hay comida cerca. Si tiene niños pequeños en casa, le recomendamos encarecidamente que evite dar comida humana a los perros.

Las frutas y verduras contienen muchos nutrientes naturales beneficiosos para los perros, como vitaminas, potasio, calcio, biotina, fibra y magnesio, entre otros. Es importante recordar que, al igual que los humanos, las golosinas para perros deben darse con moderación.

Pollo

Al igual que nosotros, los perros necesitan una variedad de alimentos orgánicos y nutrientes para una dieta equilibrada.  Las verduras son ricas en fibra, minerales, antioxidantes, enzimas y fito-nutrientes que no se encuentran en la carne. Es importante alimentar a su perro con diferentes tipos de verduras, ya que cada tipo ofrece su propia gama de nutrientes.

Sumergir las verduras rápidamente en agua caliente hirviendo y luego en agua muy fría, lo que se conoce como escaldado, es una gran opción para preparar las verduras. El escaldado limpia la superficie de las verduras de la suciedad y conserva tanto las vitaminas como el sabor. También es una alternativa saludable para los humanos porque no se necesita aceite para cocinar. Para más información sobre los distintos tipos de escaldado, consulta estas instrucciones.

El vapor es un método excelente para cocinar las verduras que no requiere sumergirlas en agua hirviendo. La cocción al vapor hace que las verduras se cuezan por completo, conservando su color y sabor brillantes y gran parte de su contenido en nutrientes.

Para obtener los máximos beneficios y la máxima digestibilidad, las verduras se pueden licuar hasta convertirlas en un puré crudo. Algunas verduras, como el apio y las espinacas, no necesitan cocinarse antes de licuarlas. Las hortalizas de raíz, como las zanahorias y los boniatos, deben escaldarse o cocerse al vapor para poder licuarlas.  El puré de verduras rompe las paredes celulares del material vegetal, lo que facilita la digestión de los perros.

Acerca del autor

Josue Llorente

Soy Josue Llorente, tengo 25 años y soy licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid con experiencia en medios tradicionales y digitales. Me apasiona el periodismo en esta nueva era y su evolución en el medio digital.

Ver todos los artículos