¿cómo declararse en insolvencia economica una persona natural?

¿cómo declararse en insolvencia economica una persona natural?

Seguro de insolvencia

Para ello, debe demostrar que la persona ha cometido un «acto de quiebra» en los seis meses anteriores a su solicitud. Estos actos se enumeran en el artículo 40 de la Ley de Quiebras de 1966.  El acto de quiebra más común es el incumplimiento de una notificación de quiebra.

Si una persona tiene problemas para pagar sus deudas, puede dirigirse a usted como acreedor para pedirle ayuda. Las leyes de protección del consumidor animan a los acreedores a adoptar un enfoque flexible en los acuerdos de pago.

Las leyes de protección al consumidor son aplicadas por la Comisión Australiana de Competencia y Consumo (ACCC) y la Comisión Australiana de Valores e Inversiones (ASIC). Juntas han publicado una guía que puede resultarle útil.

Declarar la insolvencia

Hay que tener en cuenta que la legislación australiana distingue entre la quiebra, que se aplica a las personas físicas, y la insolvencia, que se aplica a las personas jurídicas. Las corporaciones reciben un trato diferente al de las personas, ya que una empresa no tiene alma que perder ni cuerpo que patear.

Aunque muchas disposiciones de la Ley de Sociedades Anónimas son similares a las contenidas en la Ley de Quiebras, cada una tiene su propio proceso particular para tratar la insolvencia. Una diferencia a destacar es el acceso dentro de cada régimen a la deuda de terceros. Es mucho más difícil para las empresas acceder a la deuda de terceros cuando son insolventes, en comparación con los individuos insolventes. Esto es una consecuencia del desarrollo único y separado de cada cuerpo legal.

Por otra parte, la prueba del balance evalúa la solvencia de una empresa en referencia al total del pasivo externo frente al valor total de los activos de la empresa. Por lo tanto, si el pasivo de una empresa es mayor que la suma total de sus activos, la empresa es insolvente según esta prueba.

Insolvencia de la empresa

La insolvencia es un término que se utiliza cuando una persona o empresa no puede seguir cumpliendo sus obligaciones financieras con los prestamistas a medida que las deudas van venciendo. Antes de que una empresa o persona insolvente se vea envuelta en un procedimiento de insolvencia, es probable que participe en acuerdos informales con los acreedores, como el establecimiento de acuerdos de pago alternativos. La insolvencia puede surgir de una mala gestión de la tesorería, una reducción de las entradas de efectivo o un aumento de los gastos.

Si el propietario de un negocio planea reestructurar la deuda de la empresa, debe elaborar un plan realista que muestre cómo puede reducir los gastos generales de la empresa y seguir llevando a cabo sus operaciones. El propietario crea una propuesta que detalla cómo se puede reestructurar la deuda mediante reducciones de costes u otros planes de ayuda. La propuesta muestra a los acreedores cómo la empresa puede producir un flujo de caja suficiente para realizar operaciones rentables mientras paga sus deudas.

Hay numerosos factores que pueden contribuir a la insolvencia de una persona o empresa. La contratación por parte de una empresa de una gestión contable o de recursos humanos inadecuada puede contribuir a la insolvencia. Por ejemplo, el responsable de la contabilidad puede crear y/o seguir de forma inadecuada el presupuesto de la empresa, lo que provoca un gasto excesivo. Los gastos se acumulan rápidamente cuando sale demasiado dinero y no entra suficiente en la empresa.

Insolvencia de las cooperativas

Este artículo puede ser demasiado largo para leerlo y navegarlo cómodamente. Por favor, considere dividir el contenido en subartículos, condensarlo o añadir subtítulos. Por favor, discuta este tema en la página de discusión del artículo. (Noviembre 2021)

Este artículo está escrito como un manual o una guía. Por favor, ayuda a reescribir este artículo desde un punto de vista descriptivo y neutral, y elimina los consejos o instrucciones. (Noviembre 2021) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

El término «secuestro» debe utilizarse únicamente en referencia al patrimonio de una persona. Es el patrimonio del deudor el que se secuestra, no el propio deudor. Por otra parte, tanto el patrimonio del deudor como el propio deudor pueden calificarse correctamente de insolventes.

La ley parte de la premisa de que, una vez concedida la orden de secuestro, se establece un concursus creditorum (una «reunión de los acreedores»), y que los intereses de los acreedores como grupo tienen preferencia sobre los intereses de los acreedores individuales.

El deudor se desprende de su patrimonio y no puede cargarlo con más deudas. El derecho de un acreedor a recuperar la totalidad de su crédito mediante un procedimiento judicial se sustituye por su derecho, al acreditar un crédito contra la masa insolvente, a participar con todos los demás acreedores acreditados en el producto de la masa.

Acerca del autor

Josue Llorente

Soy Josue Llorente, tengo 25 años y soy licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid con experiencia en medios tradicionales y digitales. Me apasiona el periodismo en esta nueva era y su evolución en el medio digital.

Ver todos los artículos