¿qué implica una herencia por usufructo?

¿qué implica una herencia por usufructo?

Usufructo filipinas

Si alguna vez ha participado en una herencia, donación o venta formal, es posible que haya oído hablar de los términos «usufructo» y «nuda propiedad». Pero, ¿qué es exactamente el usufructo y cómo funciona? Tu equipo de myLIFE te lo explica.

El término usufructo viene del latín usus (uso) y fructus (disfrute). El usufructo es el derecho del beneficiario (el usufructuario) a usar y disfrutar de un bien que pertenece a otra persona (el nudo propietario).

El usufructuario tiene, por tanto, derecho a utilizar un bien (vivir en una casa, conducir un vehículo, etc.) y a obtener beneficios de él (en forma de renta, intereses, etc.) durante un periodo determinado o hasta que se produzca un hecho concreto, como el fallecimiento. A cambio de este derecho, debe mantener la propiedad asegurándose de que se mantenga en buen estado de conservación y pagando los gastos de mantenimiento.

Sin embargo, el usufructuario no tiene derecho a vender, regalar o destruir la propiedad. Este derecho está reservado al nudo propietario, que también es responsable de las reparaciones de gran envergadura, a menos que sean necesarias como consecuencia de la negligencia del usufructuario.

Usufructo

Aunque existen otras situaciones en las que pueden aparecer los usufructos, este debate se centrará únicamente en los usufructos testamentarios, es decir, los que se crean en los testamentos, y en particular el ejemplo clásico es aquel en el que un testador desea legar la propiedad de un bien a determinados herederos y, al mismo tiempo, dar a otro beneficiario (conocido como usufructuario) un interés en el mismo, ya sea durante toda la vida de dicho beneficiario, o posiblemente durante un período más corto.

En esta situación, el usufructuario tendría derecho, entre otras cosas, a los intereses/dividendos generados por el capital de un activo financiero, pero no a utilizar el propio capital.  Si se tratara de un bien inmueble, el usufructuario tendría derecho a vivir en él o a mudarse y alquilarlo a un tercero y a retener la renta en su propio beneficio.

En cuanto a los activos financieros, la seguridad del capital puede ser problemática.  Lo normal es que el capital sea invertido por el usufructuario, que está exento, en virtud del testamento, de tener que aportar una garantía para la restitución final del capital a los legítimos propietarios.  Lamentablemente, en muchos casos el usufructuario no preserva la integridad del capital en detrimento de los propietarios finales del mismo. La persona que hace el legado en su testamento puede exigir algún tipo de garantía para asegurar que el capital no será dilapidado o mal administrado por el usufructuario. En este caso, el testamento debe prever un método específico de inversión del capital o alguna otra estructura práctica que lo contenga, a fin de garantizar la protección necesaria para proteger los derechos de todas las partes implicadas.

Jurisprudencia sobre el usufructo

La donación con reserva de usufructo es un medio muy popular de planificación sucesoria. Al fin y al cabo, si el donante fallece posteriormente, el usufructo deja de existir y vuelve a reunirse con la nuda propiedad, sin impuesto de sucesiones. En el nuevo derecho sucesorio, esto sigue existiendo, pero hay que prestar más atención a la posición del cónyuge más longevo, entre otras cosas mediante la supresión de la obligación de contribución del cónyuge más longevo y la introducción del derecho de usufructo.

Tomemos, por ejemplo, una situación en la que un padre desea hacer una donación de acciones de su propio patrimonio a su hija, sujeta a su propio usufructo. De este modo, se proporciona una renta y un control sobre las acciones y la empresa subyacente durante el tiempo que considere necesario. Todo ello determina el nivel de vida del padre y, por tanto, también de la madre. Por lo general, el padre deseará que la madre se ahorre las preocupaciones económicas, pero no quiere cargarla con las decisiones sobre la empresa.

Cómo puede extinguirse un usufructo

El usufructo es el derecho de una persona a usar y obtener beneficios de una propiedad. No tiene nada que ver con la mera propiedad. La persona que tiene el usufructo no es dueña de una parte del inmueble, sino que tiene un derecho a vivir o a utilizarlo. Sin embargo, este derecho tiene un valor, y puede ser transferido por un periodo de tiempo o de por vida. Por lo tanto, se puede vender, donar (regalar) o dar como herencia el usufructo, pero seguir manteniendo la nuda propiedad.

Un ejemplo de consulta que hemos recibido es el de una señora que quiere saber algo de información si compra una propiedad con su marido a nombre conjunto. Si ella fallece primero con 3 hijos, ¿tendría su marido derecho a quedarse o usar la propiedad hasta que él muera? ¿O los hijos podrían obligarle a abandonarla y venderla?

En este caso, si ella fallece primero, depende de cómo esté redactado su testamento (que preferiblemente debería ser un testamento español, ya que facilita las cosas y las hace menos costosas). Si ella ha redactado un testamento en el que otorga a su marido el usufructo (derecho a permanecer allí/usar la propiedad el resto de su vida, pero la propiedad a los hijos), entonces él tendría la posesión hasta su muerte y ellos tendrían la propiedad absoluta. Cuando él fallezca, tendrán la plena propiedad.

Acerca del autor

Josue Llorente

Soy Josue Llorente, tengo 25 años y soy licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid con experiencia en medios tradicionales y digitales. Me apasiona el periodismo en esta nueva era y su evolución en el medio digital.

Ver todos los artículos