¿qué tipos de custodia hay?

¿qué tipos de custodia hay?

Custodia exclusiva

La mayoría de las veces, la custodia exclusiva se concede porque se ha demostrado que uno de los padres no es adecuado para el niño por razones que van desde la ausencia en su vida hasta la posibilidad de abuso o negligencia. Si solicita la custodia exclusiva, necesitará un argumento convincente de por qué es usted la mejor opción para los niños.

En la mayoría de los casos de custodia física dividida, ésta se concede y se acuerda debido a una separación amistosa, y a menos que el tribunal encuentre razones para hacer lo contrario, es un proceso relativamente indoloro para todos los implicados. Un caso frecuente en el que no se concede cuando ambos padres lo han decidido es si el juez considera que uno de los padres no está capacitado para cumplir con estos términos.

La custodia física conjunta es muy similar a la custodia dividida, con algunas diferencias clave. Por un lado, la custodia conjunta o compartida (no es exactamente lo mismo, pero se aproxima lo suficiente como para caer en la misma categoría), suele ser incluso más amistosa que la custodia física dividida. Cada vez más, los jueces rechazan la custodia dividida en favor de la custodia compartida.

Custodia compartida

Es esencial que conozca los diferentes tipos de custodia antes de acudir a los tribunales. Con esta información, podrá preparar una propuesta o un acuerdo listo para el tribunal que se adapte al interés superior de su hijo.

Cuando se habla de custodia exclusiva, se suele referir a que uno de los progenitores (el que tiene la custodia) tiene todo o la mayor parte del tiempo de crianza, además de todos los derechos y responsabilidades parentales. Normalmente sólo se concede cuando uno de los progenitores es incapaz.

Cuando se oye hablar casualmente de la custodia compartida, suele significar que el niño reparte su tiempo entre el hogar de ambos progenitores y que ambos tienen poder de decisión. Aunque se considera el mejor acuerdo para la salud emocional del niño en la mayoría de los casos, la custodia compartida tiene pros y contras.

La custodia principal otorga a uno de los progenitores la mayor parte del tiempo de crianza. El progenitor que no tiene la custodia obtiene un tiempo de visita. En los estados que utilizan este término, como Tennessee, el progenitor con el que el niño vive mayoritariamente suele llamarse custodio residencial o padre principal.

Cómo conseguir la custodia total de un hijo sin acudir a los tribunales

La custodia, en la mayoría de los casos, se decide entre los padres sin intervención de los tribunales. Sin embargo, hay situaciones especiales, aquellas en las que los padres no pueden llegar a un acuerdo y el tribunal tiene que intervenir. Cuando esto sucede, se produce una «batalla por la custodia» y es el tribunal quien debe decidir cómo se reparte la custodia entre los padres una vez que el divorcio es definitivo.

La custodia física significa que el niño vive con uno de los progenitores con derechos de «visita» para el progenitor que no tiene la custodia. Si el niño pasa la misma cantidad de tiempo con ambos progenitores, el Estado puede conceder la custodia física conjunta, dando a los padres el mismo tiempo de crianza con el niño.

Incluso cuando el tribunal ordena la custodia física exclusiva, el progenitor que no tiene la custodia puede disfrutar de un amplio régimen de visitas. En el caso de la custodia física exclusiva, ambos progenitores participan por igual en las decisiones relativas a las necesidades del niño.

Las cuestiones relativas a la custodia son confusas porque las leyes y el lenguaje utilizado varían de un estado a otro. La forma en que se lea la sentencia final con respecto a la custodia y las leyes de cada estado determinan el significado de la redacción de su sentencia de divorcio.

Motivos para la custodia total del niño

La custodia física es el derecho de un progenitor a que su hijo viva con él. Algunos estados reconocen el concepto de custodia física conjunta, en la que el niño pasa aproximadamente la mitad del tiempo en casa de cada progenitor. Este último acuerdo es complicado y sólo debe considerarse si tiene una relación amistosa y respetuosa con su ex. Además, funciona mejor si vives cerca del otro progenitor. Esto disminuye el estrés de los niños y les permite mantener una rutina algo normal.

Por lo general, cuando los padres comparten la custodia compartida, elaboran la custodia física conjunta de acuerdo con sus horarios y arreglos de vivienda. Si los padres no se ponen de acuerdo, el tribunal impondrá un acuerdo. Una pauta común es que los niños se repartan las semanas entre la casa de cada progenitor. Otros acuerdos de custodia física conjunta incluyen la alternancia de años o periodos de seis meses, o pasar los fines de semana y las vacaciones con uno de los progenitores y los días de la semana con el otro.

La custodia compartida tiene la ventaja de garantizar a los niños un contacto y una participación continuos con ambos progenitores, y de aliviar algunas de las cargas de la crianza de los hijos para cada uno de ellos. Hay, por supuesto, desventajas: los niños deben ser trasladados de un lado a otro, la falta de cooperación de los padres puede tener efectos devastadores en los niños y mantener dos hogares para los niños puede ser costoso.

Acerca del autor

Josue Llorente

Soy Josue Llorente, tengo 25 años y soy licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid con experiencia en medios tradicionales y digitales. Me apasiona el periodismo en esta nueva era y su evolución en el medio digital.

Ver todos los artículos