¿cómo saber si mi perro tiene el colon inflamado?

¿cómo saber si mi perro tiene el colon inflamado?

Síntomas de colitis en perros

La colitis en los perros es una enfermedad que puede causar a su amigo de cuatro patas una diarrea que puede ser bastante dolorosa, pero afortunadamente, con el tratamiento correcto, la colitis puede desaparecer con relativa rapidez. Descubre todo lo que necesitas saber sobre los posibles síntomas y las opciones de tratamiento con esta guía.

Existen numerosas afecciones que pueden provocar que tu amigo de cuatro patas tenga diarrea, una de las cuales es la colitis en perros. Esto es muy desagradable para ellos y puede hacer que sea doloroso ir al baño, por lo que es importante que se busque ayuda veterinaria lo antes posible para el diagnóstico y el tratamiento rápido.

La colitis en perros es una enfermedad que se refiere a la inflamación del intestino grueso o colon. Suele manifestarse en forma de diarrea o heces blandas que suelen contener sangre fresca y mucosidad. Además, estas heces pueden ser difíciles de expulsar y pueden causar dolor al ir al baño.

Si sospecha que su perro tiene colitis, llévelo inmediatamente al veterinario para que lo examine. El veterinario comprobará el historial de su perro para descartar cualquier otra afección y probablemente solicitará una muestra de heces para poder buscar la presencia de gusanos u otros parásitos.

Cómo tratar la colitis en los perros de forma natural

La colitis, una enfermedad relativamente común, afecta tanto a los animales como a los humanos. Al igual que muchas otras enfermedades, suele describirse como crónica, es decir, de desarrollo lento pero persistente, o aguda, es decir, de aparición rápida e intensa.

La colitis puede ser dolorosa e incómoda para su perro, y es responsable de hasta la mitad de los casos de diarrea crónica. Aunque es relativamente común y fácil de tratar, la colitis canina puede derivar en una enfermedad inflamatoria intestinal (EII), que es una afección más grave.

Su veterinario le recomendará un programa de tratamiento, en función de la gravedad de la enfermedad de su perro. Suele recomendar un ayuno de 24 a 48 horas y la introducción de una dieta especial rica en fibra o blanda.

Puede recomendar un tratamiento con antibióticos o antiinflamatorios para tratar cualquier infección subyacente y un tratamiento de desparasitación para eliminar las lombrices gastrointestinales que pueden causar o agravar la colitis.

Qué dar de comer a un perro con colitis

La colitis es la inflamación del colon, que es la última parte del tubo digestivo. En condiciones normales, el colon almacena las heces a la vez que absorbe líquidos y nutrientes. Cuando el colon se inflama, estas funciones se ven afectadas. Queda líquido adicional en el colon, lo que provoca diarrea.

La diarrea, a menudo con moco y/o sangre fresca, es el sello de la colitis. Las mascotas con colitis suelen defecar con mayor urgencia y frecuencia. Pueden hacer un esfuerzo al defecar, lo que hace que algunos propietarios crean erróneamente que la mascota está estreñida. Algunas mascotas pueden vomitar. A pesar de estos signos, la pérdida de peso no suele estar asociada a la colitis.

Las formas agudas de colitis pueden producirse durante o después de situaciones estresantes, como el embarque, el acicalamiento o las tormentas eléctricas. La colitis también puede producirse cuando las mascotas comen alimentos de la mesa, se meten en la basura o comen cualquier cosa que no forme parte de su dieta habitual, incluidos artículos no alimentarios, como piedras y ropa.

En los casos más crónicos, las biopsias (muestras de tejido) del colon son la mejor manera de confirmar el diagnóstico. Las biopsias pueden obtenerse durante una intervención quirúrgica abdominal o mediante una endoscopia con un endoscopio de fibra óptica (un tubo largo y estrecho con una pequeña cámara en la punta). El endoscopio puede introducirse en el recto para ayudar a su veterinario a evaluar el recto y el intestino grueso. El instrumento incluye una pequeña pinza, que su veterinario puede guiar, utilizando la cámara, para tomar muestras de tejido.

Qué no alimentar a los perros con colitis

Los perros no son conocidos por su sofisticado paladar. Su tendencia a comer primero y a reaccionar después puede ser fácilmente contraproducente para ellos. Por eso, cuando enferman y experimentan síntomas como diarrea, náuseas, vómitos o pérdida de apetito, es fácil que los padres piensen que se trata de una ración de tarta de cumpleaños robada.

Pero si estos síntomas persisten durante semanas, incluso de forma intermitente, pueden ser síntoma de una enfermedad inflamatoria intestinal (EII), una afección crónica que se produce cuando el revestimiento del tracto gastrointestinal se inflama y pierde su capacidad para digerir y absorber los nutrientes adecuadamente.

«La EII es el resultado de una compleja interacción de factores que incluyen la genética de su perro, es decir, algunas razas están predispuestas a padecerla; los factores ambientales, que pueden aumentar la susceptibilidad de su perro a la EII, como, por ejemplo, su exposición a productos químicos y a otros animales, el estilo de vida y la dieta; la población microbiana que vive en su intestino, que si tiene EII, se desequilibra; y su sistema inmunitario, que se vuelve excesivamente reactivo o se inflama.»

Acerca del autor

Josue Llorente

Soy Josue Llorente, tengo 25 años y soy licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid con experiencia en medios tradicionales y digitales. Me apasiona el periodismo en esta nueva era y su evolución en el medio digital.

Ver todos los artículos