¿por qué a la gente le gustan los gatos?

¿por qué a la gente le gustan los gatos?

me gustan los gatos porque son bonitos

En comparación con los perros, los científicos han descubierto que los gatos no parecen tener el mismo tipo de apego emocional a sus dueños, y muestran un afecto genuino con mucha menos frecuencia de lo que se podría pensar. Además, son un desastre medioambiental, ya que matan literalmente a miles de millones de aves en EE.UU. cada año, muchas de ellas de especies en peligro de extinción.

Y lo que es más alarmante (como se explica en este artículo de Atlantic de 2012), hay pruebas convincentes de que un parásito que se encuentra a menudo en las heces de los gatos puede cambiar sutilmente la personalidad de las personas a lo largo del tiempo, aumentando las tasas de neuroticismo, esquizofrenia y quizás incluso el suicidio.

En otras palabras, la investigación nos dice que los gatos son criaturas egoístas, insensibles y devastadoras para el medio ambiente. Si necesitas convencer a alguien de que no debe tener un gato, aquí tienes la investigación que debes mostrarle.

Daniel Mills, investigador veterinario de la Universidad británica de Lincoln, es un amante de los gatos. Puedes ver a su gato en la foto de la página de su facultad en el sitio web de la universidad. Pero los experimentos que él y sus colegas han llevado a cabo en la Clínica de Comportamiento Animal de la universidad sugieren que los gatos, en general, no devuelven el cariño a sus dueños, al menos no de la misma manera que los perros.

psicología de la obsesión por los gatos

Los gatos son animales de compañía comunes en todos los continentes del mundo habitados permanentemente por humanos, y su población global es difícil de determinar, con estimaciones que oscilan entre los 200 y los 600 millones[1][2][3][4][5][6].

En 1998 había unos 76 millones de gatos en Europa, 7 millones en Japón y 3 millones en Australia[7]: 4 Un informe de 2007 afirmaba que unos 37 millones de hogares estadounidenses tenían gatos, con una media de 2,2 gatos por hogar, lo que suponía una población total de unos 82 millones; en cambio, hay unos 72 millones de perros de compañía en ese país[8] Los gatos superaron a los perros como mascotas en Estados Unidos en 1985 por primera vez, en parte porque el desarrollo de la arena para gatos a mediados del siglo XX eliminó el desagradable y potente olor de la orina de los gatos[9].

Aunque la tenencia de gatos se ha asociado habitualmente a las mujeres,[10] una encuesta de Gallup de 2007 informó de que hombres y mujeres en Estados Unidos tenían la misma probabilidad de tener un gato[11] La proporción de gatos de raza/puro con respecto a los de raza aleatoria varía de un país a otro. Sin embargo, en general, los de raza pura son menos del 10% de la población total[12].

¿le gustan más los gatos o los perros a la gente?

Los gatos sólo maúllan a los humanos; esta comunicación vocal está reservada especialmente para ti. Este «lenguaje gatuno» no sólo le ayuda a establecer un vínculo con su gato, sino que también le permite tener siempre un amigo con patas con el que charlar.

Los gatos están diseñados para mantenerse limpios, y son expertos en ello. Los gatos sanos y felices se limpian con regularidad -un gato normal puede pasar hasta el 50% de su día acicalándose-, lo que da como resultado un felino muy impoluto.

Después de un largo y estresante día, acurrucarse con su gatito y acariciar su aterciopelado pelaje puede ser lo que más le ayude a relajarse y desconectar. ¿Cómo? Los científicos afirman que hay tres razones que explican esta acción para sentirse bien.

En primer lugar, estás interactuando positivamente con un animal. En segundo lugar, te mueves de forma constante y rítmica mientras tu mano acaricia el pelaje del gatito… hmmm, relajante. En tercer lugar, estás dedicando al menos una parte de tu atención a esta actividad tranquilizadora.

La interacción con los gatos no sólo puede ayudar a sanar nuestro cuerpo, sino que también reduce el riesgo de ataques cardíacos, disminuye nuestra presión arterial y libera dopamina y serotonina, que ayudan a regular el estado de ánimo, reducir el estrés y, en última instancia, mejorar el funcionamiento inmunológico.

por qué a la gente le gustan los perros

A algunas personas no les gustan los gatos. No pasa nada. A algunas personas no les gusta la pizza. O los perros. O Harry Potter. Pero algunos que odian a los gatos no se conforman con no tenerlos ellos mismos. Necesitan arrastrar al resto de nosotros con ellos.

En su historia cultural del gato doméstico de 1922, El tigre en casa, Carl Van Vechten señala: «Se permite asumir una actitud de plácida indiferencia en el asunto de los elefantes, las cacatúas, H.G. Wells, Suecia, la carne asada, Puccini e incluso el mormonismo, pero en el asunto de los gatos parece necesario adoptar una postura firme….. Quienes odian al gato lo odian con una malignidad que, creo, sólo las serpientes del reino animal provocan en igual grado».

Joseph Stromberg, de Vox, es el último ailurófobo que ha lanzado una andanada contra la especie felina. Su ensayo de 28 párrafos sobre los supuestos males del Felis catus, publicado la semana pasada, dice a los lectores que los gatos son «criaturas egoístas, insensibles y perjudiciales para el medio ambiente».

Su argumento se desglosa en cuatro sencillos puntos: «Tu gato probablemente no te quiere». «Tu gato no te muestra realmente su afecto». «Los gatos son un desastre medioambiental». Y, «Tu gato puede estar volviéndote loco».

Acerca del autor

Josue Llorente

Soy Josue Llorente, tengo 25 años y soy licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid con experiencia en medios tradicionales y digitales. Me apasiona el periodismo en esta nueva era y su evolución en el medio digital.

Ver todos los artículos