¿qué pasa si mi gato come frutas?

¿qué pasa si mi gato come frutas?

sandía

Cualquiera que tenga un gato sabe lo exigentes que pueden ser. Los gatos tienen una personalidad más grande que la de los demás, y gran parte de ella es su apetito. Encontrar la comida adecuada para su gatito puede ser un reto, pero afortunadamente hay opciones disponibles incluso para el felino más quisquilloso.

Muchos alimentos para mascotas, incluso los formulados específicamente para gatos, no son siempre los más adecuados. Prestar atención a los ingredientes le hará la vida más fácil. ¿Busca un alimento para gatos lleno de frutas o un cambio para una sabrosa golosina? Si es así, es importante saber qué frutas son seguras para los gatos y cuáles hay que evitar a toda costa. Verá que hay una gran variedad de opciones de fruta que su gato puede comer y disfrutar.

Por ejemplo, su gato no debería comer ningún tipo de cítrico. Los aceites y zumos de los cítricos pueden provocar importantes problemas digestivos, ya que irritan el revestimiento de su estómago e intestinos. Su gato puede comer una pequeña cantidad de cítricos y sobrevivir, pero probablemente sentirá dolor hasta que se le pase.

Técnicamente, sí. Sin embargo, debe limitar las fresas porque están cubiertas de pequeñas semillas. Demasiadas de estas semillas pueden causar malestar digestivo a su felino, por lo que se recomienda sólo una pequeña cantidad de fresas.

qué frutas son tóxicas para los gatos

Cuando se trata de su gato, quiere asegurarse de que tiene el mejor tipo de comida para sus necesidades nutricionales. De vez en cuando, puede tener la tentación de darle restos de mesa y golosinas especiales, pero tenga en cuenta que ciertos alimentos pueden ser venenosos para él. He aquí algunos de los alimentos más tóxicos para los gatos.

Las cebollas, el ajo, las chalotas y las cebolletas pueden dañar los glóbulos rojos de su gato y provocar anemia. Estos alimentos suelen ser tóxicos cuando se consumen en grandes cantidades, pero la exposición a formas concentradas de cebolla o ajo, como la mezcla de sopa de cebolla o el ajo en polvo, también puede ser tóxica. Los gatos que presenten síntomas de letargo, debilidad, disminución del apetito, encías pálidas y orina de color naranja a rojo oscuro deben ser llevados al veterinario inmediatamente.

Al igual que en el caso de los humanos, el consumo de huevos o carne crudos puede provocar una intoxicación por salmonela o E. coli en los gatos. Los síntomas de la enfermedad varían, pero pueden incluir vómitos, diarrea y letargo. La salmonela y la E. coli también pueden transmitirse a los humanos, por lo que hay que tener cuidado de lavarse bien las manos después de cocinar y mantener al gato alejado de estos alimentos crudos. Los huevos crudos también contienen una enzima que puede provocar problemas en la piel y el pelaje. Evite también que su gato coma huesos crudos, ya que podría atragantarse con ellos, lesionarse el tracto digestivo o dañarse los dientes.

plátano

Son muchos los beneficios de incluir la fruta en una dieta humana saludable, pero como padre de una mascota, tal vez se pregunte: ¿pueden mis mascotas comer fruta? Si tiene la tentación de alimentar a su amigo peludo con estas sabrosas golosinas, le alegrará saber que puede incluir la fruta en la rutina de aperitivos de su mascota, siempre que se limite a las frutas que son seguras.

Algunas frutas pueden ser tóxicas para su mascota, por lo que es muy importante que vuelva a consultar con su veterinario antes de compartir su ensalada de frutas. Además, recuerde que es muy importante tener en cuenta la dieta general de su mascota. Si su perro o gato ya lleva una dieta equilibrada, asegúrese de no exagerar con la alimentación de fruta, aunque sea una golosina nutritiva.

La moderación es la clave para incorporar la fruta a las comidas de su perro. La ingesta excesiva de fruta (incluso de la que es segura) puede causar irritación intestinal, diarrea o hinchazón. Se recomienda que cualquier alimento que no forme parte de la alimentación principal de su perro represente menos del 10% de su ingesta total de calorías. Todos los alimentos que se mencionan a continuación deben ser consultados con su veterinario antes de dárselos a su perro.

fresa

Antes de compartir una o dos bayas, no olvides que los gatos son carnívoros, es decir, que dependen de la carne y no tanto de otros alimentos que los humanos consumimos a diario. Si quieres introducir las frutas en la dieta de tu gatito, infórmate de cuáles son adecuadas para los felinos y cuáles debes evitar.

¿Pueden los gatos comer frutas? | Manzana | Albaricoque | Plátano | Cantaloupe | Cereza | Durian | Uva | Frutas cítricas | Mango | Nectarina | Papaya | Melocotón | Pera | Piña | Ciruela | Granada | Fresa | Zarzamora | Frambuesa | Aguacate | Kiwi | Arándano | Verduras que en realidad son frutas | Tomate | Guisantes | Pepino | Judías | Calabacín | Calabaza | Aceituna | Pimiento | Maíz

Un hecho interesante es que los gatos no tienen receptores de sabor dulce. Esto significa que es poco probable que su gato se interese por el sabor de la mayoría de las frutas. Además, las frutas y las bayas no son tan densas desde el punto de vista nutricional en comparación con las verduras y, sobre todo, con la carne. Sin embargo, están llenas de agua, una parte esencial de la dieta de un felino.

Antes de ofrecerle a su gato una manzana o una naranja, asegúrese de que entiende cómo afectan las frutas a su salud. En la mayoría de los casos, el dulzor de las frutas y bayas procede de la sacarosa y la fructosa, dos azúcares simples que suponen un mayor trabajo para el páncreas de su gatito. Dado que los felinos dependen principalmente de las carnes magras, el azúcar suele ser un aditivo no deseado, que debe omitirse siempre que sea posible.

Acerca del autor

Josue Llorente

Soy Josue Llorente, tengo 25 años y soy licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid con experiencia en medios tradicionales y digitales. Me apasiona el periodismo en esta nueva era y su evolución en el medio digital.

Ver todos los artículos