¿cómo se le dice a las personas que confunden las letras?

¿cómo se le dice a las personas que confunden las letras?

Simulación de dislexia

La escritura a mano requiere que el niño identifique correctamente los palos, las curvas y/o los círculos que componen una letra y, a continuación, reproduzca esas formas en una orientación determinada, utilizando una secuencia determinada de trazos de bolígrafo. Antes de que la habilidad se automatice, el proceso de escritura a mano puede ser bastante exigente desde el punto de vista mental. Los nuevos escritores también se esfuerzan por desarrollar la motricidad fina necesaria para agarrar un bolígrafo o un lápiz y las habilidades de codificación del lenguaje necesarias para la lectura y la ortografía.

Si a esto le añadimos el reto de escribir en línea recta y de crear letras de la misma altura y anchura, nos daremos cuenta de que invertir las letras es un error común para los principiantes. Esto ocurre sobre todo con los símbolos construidos a partir del mismo conjunto de formas, como b/d, p/q, f/t, i/j, m/w y n/u. No obstante, la mayoría de los niños superan la inversión de letras a los 7 años y sólo se convierte en motivo de preocupación cuando los errores se producen más allá del primer y segundo grado.

Esto se debe a que un niño mayor que invierte las letras a pesar de que se le ha enseñado la formación correcta de las mismas puede estar luchando con una dificultad de aprendizaje específica o con una discapacidad física que también puede afectar a las habilidades de lectura. Es importante identificar cualquier problema desde el principio para poder poner en marcha las adaptaciones y estrategias de enseñanza adecuadas.

Ejemplos de escritura de la dislexia

El principio alfabético es la idea de que las letras, y los grupos de letras, se corresponden con los sonidos individuales de las palabras. La capacidad de aplicar estas relaciones predecibles a palabras conocidas y desconocidas es crucial para la lectura.

La correspondencia letra-sonido, o la relación de las letras del alfabeto con los sonidos que producen, es un componente clave del principio alfabético y del aprendizaje de la lectura. Para enseñar la correspondencia letra-sonido, trabaje con unos pocos sonidos a la vez enseñando cada letra del alfabeto y su sonido correspondiente. Para cada relación letra-sonido, la enseñanza debe incluir el nombre de la letra o letras que representan el sonido y debe asociar una imagen de un objeto con el sonido objetivo para ayudar a los alumnos a recordar la relación entre la letra y el sonido (por ejemplo, una imagen de un cerdo, la letra p impresa y el profesor diciendo oralmente el sonido de /p/).

Además, la incorporación de una historia corta que incorpore el sonido y tenga una imagen de un objeto con el sonido y la letra objetivo ayuda a los alumnos a recordar la imagen y el sonido cuando encuentran la letra impresa. Por ejemplo, si los alumnos están aprendiendo la letra y el sonido de la «p» con la imagen de un cerdo como pista, la historia que la acompaña puede ser «A Polly Pig le gusta comer pizza y jugar con sus amigos». Al enseñar la relación entre cada letra y su sonido correspondiente, introduzca la letra en mayúsculas y en minúsculas. Se deben proporcionar múltiples oportunidades de práctica con las relaciones entre letras y sonidos a diario para enseñar nuevas relaciones entre letras y sonidos y para repasar las letras y los sonidos previamente enseñados.

Confundir las letras en las palabras al escribir

Esta entrada del blog viene de la mano de las letras minúsculas b y d. Se parecen tanto que se puede ver dónde se produce la confusión para los lectores y escritores principiantes. Las inversiones de letras se ven con frecuencia en los escritos de los alumnos de K-2º grado cuya representación ortográfica de cada letra no está completamente desarrollada. Los alumnos que no han almacenado correctamente la información en su cerebro también manifestarán el problema cuando estén leyendo y lleguen a palabras que contengan las letras b y d. Muchos padres de alumnos más jóvenes me han preguntado si su hijo tiene dislexia porque invierte las letras. Siempre les remito a esta fuente después de explicarles que es un hecho bastante común. El truco es asegurarse de que es un fenómeno temporal y no se convierte en un mal hábito. Como profesor, padre o amigo del universo, hay cosas que se pueden hacer para ayudar a los alumnos a desarrollar un reconocimiento rápido y preciso de estas letras de aspecto inicial y similar durante su enseñanza estructurada de la lectoescritura.

Letras y números que se confunden con frecuencia

La dislexia es un trastorno caracterizado por problemas con la notación visual del habla, que en la mayoría de las lenguas de origen europeo son problemas con los sistemas de escritura del alfabeto que tienen una construcción fonética.

Ejemplos de estos problemas pueden ser los problemas para hablar con frases completas, problemas para articular correctamente las erres y las eles, así como las mieles y las nes, la mezcla de sonidos en palabras multisilábicas (por ejemplo: aminal para animal, spahgetti para espagueti, heilcopter para helicóptero, hangaberg para hamburguesa, ageen para revista, etc.), problemas de inmadurez en el habla como «wed y gween» en lugar de «rojo y verde».

Las características de la dislexia se han identificado principalmente a partir de la investigación en lenguas con sistemas de escritura alfabéticos, principalmente el inglés. Sin embargo, muchas de estas características pueden ser transferibles a otros tipos de sistemas de escritura.

Las causas de la dislexia no están consensuadas, aunque el consenso de los neurocientíficos cree que la dislexia es un trastorno del procesamiento fonológico y que los disléxicos tienen dificultades para leer porque son incapaces de ver u oír una palabra, descomponerla en sonidos discretos y luego asociar cada sonido con las letras que componen la palabra. Algunos investigadores creen que un subgrupo de disléxicos tiene déficits visuales además de déficits en el procesamiento de los fonemas, pero esta opinión no es aceptada universalmente. En cualquier caso, no hay pruebas de que los disléxicos «vean» literalmente las letras al revés o en orden inverso dentro de las palabras. La dislexia es un trastorno del lenguaje, no de la visión.

Acerca del autor

Josue Llorente

Soy Josue Llorente, tengo 25 años y soy licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid con experiencia en medios tradicionales y digitales. Me apasiona el periodismo en esta nueva era y su evolución en el medio digital.

Ver todos los artículos