¿dónde se encuentra la médula ósea?

¿dónde se encuentra la médula ósea?

Dónde se encuentran los huesos

La médula ósea es un conjunto encapsulado de células madre que se encuentra en el centro de algunos huesos. Hay dos cosas que es importante saber sobre la médula ósea. La primera es que se encuentra en unos orificios dentro de los huesos llamados cavidades medulares. La segunda es que hay dos tipos de médula ósea. La médula ósea roja se encuentra principalmente en los huesos planos, como el esternón, y es el tema principal de este artículo. La médula ósea amarilla se encuentra en el centro de los huesos largos como el fémur, a menudo rodeada por una capa de médula roja.

La médula ósea roja produce células sanguíneas y almacena las plaquetas de la sangre, mientras que la médula ósea amarilla almacena grasa y produce cartílago, grasa y hueso. Un adulto medio tiene entre 3 y 4 litros de médula ósea dentro de sus huesos, dependiendo de la edad y el sexo. La médula ósea es un órgano vital para nuestro organismo, ya que produce más de 30.000 millones de glóbulos rojos y 20.000 millones de glóbulos blancos que circulan por nuestro sistema cada día.

Los glóbulos rojos son los más numerosos de todas las células sanguíneas. Transportan el oxígeno por todo nuestro cuerpo. Los glóbulos blancos incluyen monocitos y granulocitos, que median la respuesta inflamatoria, y linfocitos (células T, células B y células asesinas naturales) que son los componentes clave de nuestro sistema inmunitario adaptativo. Las plaquetas ayudan a la coagulación, la curación y la recuperación cuando nos lesionamos.

Dónde se encuentra la médula ósea

La médula ósea es el tejido esponjoso del interior de algunos huesos, como los de la cadera y los muslos. Contiene células madre. Las células madre pueden convertirse en los glóbulos rojos que transportan el oxígeno por el cuerpo, los glóbulos blancos que combaten las infecciones y las plaquetas que ayudan a la coagulación de la sangre.

Las causas de las enfermedades de la médula ósea incluyen la genética y los factores ambientales. Las pruebas para detectar las enfermedades de la médula ósea incluyen análisis de sangre y de médula ósea. Los tratamientos dependen del trastorno y de su gravedad. Pueden incluir medicamentos, transfusiones de sangre o un trasplante de médula ósea.

Síntomas de la enfermedad de la médula ósea

La médula ósea es un tejido semisólido que se encuentra en las partes esponjosas (también conocidas como esponjosas) de los huesos[2]. En las aves y los mamíferos, la médula ósea es el lugar principal de producción de nuevas células sanguíneas (o hematopoyesis)[3] Está compuesta por células hematopoyéticas, tejido adiposo de la médula y células estromales de apoyo. En los seres humanos adultos, la médula ósea se localiza principalmente en las costillas, las vértebras, el esternón y los huesos de la pelvis[4]. La médula ósea comprende aproximadamente el 5% de la masa corporal total en los seres humanos adultos sanos, de modo que un hombre que pese 73 kg (161 lbs) tendrá alrededor de 3,7 kg (8 lbs) de médula ósea[5].

La médula humana produce aproximadamente 500.000 millones de células sanguíneas al día, que se incorporan a la circulación sistémica a través de sinusoides de vasculatura permeable dentro de la cavidad medular[6]. Todos los tipos de células hematopoyéticas, incluidos los linajes mieloides y linfoides, se crean en la médula ósea; sin embargo, las células linfoides deben migrar a otros órganos linfoides (por ejemplo, el timo) para completar su maduración.

Los trasplantes de médula ósea pueden realizarse para tratar enfermedades graves de la médula ósea, incluidas ciertas formas de cáncer como la leucemia. Existen varios tipos de células madre relacionadas con la médula ósea. Las células madre hematopoyéticas de la médula ósea pueden dar lugar a células de linaje hematopoyético, y las células madre mesenquimales, que pueden aislarse del cultivo primario del estroma de la médula ósea, pueden dar lugar a tejido óseo, adiposo y cartilaginoso[7].

Médula ósea amarilla

La médula ósea es una parte vital del cuerpo, pero ¿por qué la necesitamos y por qué es tan importante? La mayoría de la gente ha oído hablar de los trasplantes de médula ósea para enfermedades como la leucemia, pero ¿qué es exactamente y cómo nos hace estar sanos?

En la médula ósea se crean los glóbulos rojos, las plaquetas y los glóbulos blancos. Los glóbulos rojos transportan el oxígeno a los pulmones y a los órganos. Los glóbulos blancos son los que refuerzan nuestro sistema inmunitario y combaten las infecciones en el cuerpo. Como las células sanguíneas duran desde unos pocos días hasta cuatro meses, dependiendo del tipo de célula sanguínea, nuestro cuerpo debe crear nuevas células sanguíneas todo el tiempo. La médula ósea roja es la encargada de hacerlo. Aproximadamente entre el 60 y el 70% de los glóbulos blancos se producen en la médula ósea roja, según la Sociedad de Leucemia Linfocítica Crónica.

La función de la médula ósea amarilla es almacenar grasa y producir glóbulos rojos en situaciones de riesgo vital. Durante las emergencias graves, nuestro cuerpo puede experimentar una rápida pérdida de sangre. La médula ósea amarilla se transforma esencialmente en médula ósea roja durante los acontecimientos que amenazan la vida para producir células sanguíneas y mantenernos vivos.

Acerca del autor

Josue Llorente

Soy Josue Llorente, tengo 25 años y soy licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid con experiencia en medios tradicionales y digitales. Me apasiona el periodismo en esta nueva era y su evolución en el medio digital.

Ver todos los artículos