¿qué tipo de yoga ayuda a bajar de peso?

¿qué tipo de yoga ayuda a bajar de peso?

Yoga para adelgazar

El Iyengar, una forma de hatha yoga, no implica tanto movimiento como otros tipos de yoga, pero debido al grado de detalle que implica esta práctica, tanto en términos de asanas (posturas) como de pranayama (la respiración), es ideal para desarrollar tanto los músculos como la mente. (¿Alguna vez te han dicho que mantengas las flexiones a mitad de camino, y a los pocos segundos estás temblando y el sudor empieza a caer al suelo delante de ti? Sí, el yoga Iyengar es algo así). «El yoga Iyengar fluye como el Vinyasa yoga, que tiene movimientos continuos enlazados, pero mantener las posiciones durante más tiempo es beneficioso para aumentar la fuerza y calmar la mente, lo que a menudo nos impide picar inconscientemente», explica la instructora Alanna Zabel, fundadora de Aziam Yoga.Construye músculo con esta rutina de yoga de 30 minutos para la fuerza.

Has leído bien, hay un tipo de yoga llamado Forrest. Ideado por Ana Forrest, está diseñado para hacer frente a los problemas del estilo de vida actual. Todos somos culpables de pasar demasiado tiempo encorvados sobre nuestros ordenadores y teléfonos. El resultado: músculos lumbares debilitados, hombros redondeados y un núcleo perezoso. Con intensas secuencias de posturas, largas presas y respiración profunda, este estilo se centra en la construcción del núcleo para fortalecerlo desde dentro. «Cuando el tronco es fuerte en todo su contorno y refuerza adecuadamente la columna vertebral, permite que las extremidades se muevan con más rapidez y fuerza», dice McGee. Integra las sesiones semanales de Forrest en tu rutina de ejercicios para llevar todos tus entrenamientos al siguiente nivel.Relacionado: ‘Soy entrenador personal pero no pude perder 5 kilos hasta que hice este cambio’

Yoga para perder peso y tonificar el cuerpo

El debate sobre si el yoga es una herramienta eficaz para la pérdida de peso se ha discutido durante años. Muchos creen que el yoga no es lo suficientemente rápido como para quemar el número de calorías necesarias para una verdadera pérdida de peso. Otros juran por el yoga y dicen que es una forma extremadamente efectiva de perder kilos.Mientras que cada uno es diferente, creo que el yoga es extremadamente efectivo cuando se trata de una pérdida de peso duradera.Cuando rodé por primera vez la estera hace siete años, tenía 85 libras de sobrepeso. No era saludable, era infeliz y me alimentaba la pasión por los atracones y la pizza. Cuando anuncié por primera vez mi misión de perder peso a través del yoga, recuerdo que la gente se reía de mí. «¡El yoga no ayuda a perder peso! En menos de un año, después de practicar yoga de seis a siete días a la semana, perdí esas 85 libras. Así es como sucedió.

Mi pérdida de peso fue el resultado directo de una práctica de yoga comprometida junto con una dieta integral basada en plantas. No fue necesario ningún otro ejercicio o equipo de gimnasio. Me deshice del exceso de grasa utilizando únicamente una esterilla de yoga y el peso de mi propio cuerpo, y empecé a disfrutar de lo que realmente me hacía sentir bien. Esta percepción me llevó a tomar mejores decisiones en general, lo que me llevó a realizar cambios positivos en mi estilo de vida y a elegir alimentos más saludables, lo que me llevó a perder peso. En mi experiencia, eliminé las sustancias no naturales -o los no alimentos, como me gusta llamarlos- como la carne, los productos animales y la basura procesada. También intenté no beber alcohol más de una vez al mes. Sentía que un solo trago podía sabotear siete días de duro trabajo.

Yoga para adelgazar en 7 días

Practicar yoga con regularidad ofrece muchos beneficios, como hacer que te sientas mejor con tu cuerpo al hacerte más fuerte y flexible, tonificar los músculos, reducir el estrés y mejorar tu bienestar mental y físico. Pero, ¿cómo puede ayudarte a perder peso?

La práctica de cualquier tipo de yoga aumenta la fuerza, pero los estudios demuestran que el yoga no eleva el ritmo cardíaco lo suficiente como para que sea la única forma de ejercicio que se necesita para perder kilos.  Para perder peso, hay que comer de forma saludable y quemar calorías haciendo ejercicio que aumente el ritmo cardíaco de forma regular. Los estilos de yoga más vigorosos pueden proporcionar un mejor entrenamiento que el yoga suave, pero si la pérdida de peso es su objetivo principal, querrá combinar el yoga con correr, caminar o cualquier otro ejercicio aeróbico que le guste. Aun así, el yoga puede desempeñar un papel importante en un programa de pérdida de peso.

El yoga le ayuda a estar más en sintonía con su cuerpo, mejorando su autoimagen y su sensación de bienestar.  Reducir el estrés y, por lo tanto, el consumo de alimentos por estrés es otra forma en la que el yoga puede apoyar la pérdida de peso. Al fomentar un estilo de vida saludable, la práctica constante del yoga hace que sea más probable que pueda mantener su pérdida de peso. Tal vez lo más significativo es que el énfasis del yoga en escuchar a su cuerpo ante todo puede ser un cambio positivo para las personas que han luchado por perder kilos en el pasado. El yoga tiene un papel importante que desempeñar en un enfoque holístico de la pérdida de peso.

Cómo perder peso sólo con el yoga

Claro, si quieres perder peso necesitas una dieta que funcione para ti (y eh hem, tu estilo de vida) y sesiones regulares de ejercicio. Pero eso no significa que tengas que ir a por todas todos los días con ejercicios cardiovasculares que te hagan sudar o con pesas pesadas para ver resultados. Las investigaciones demuestran que el yoga puede ayudar en una rutina de pérdida de peso porque puede aumentar la flexibilidad, incrementar la concentración mental y, sí, quemar grasa. Si acaba de empezar, pruebe los movimientos «para empezar» que le ayudarán a coger el ritmo. Una vez que te sientas cómodo con ellos, ponte a prueba con los ejercicios «más difíciles». Y no te sorprendas si te sientes inclinado a empezar a mostrar tus nuevas habilidades en Instagram: si lo tienes, presúmelo.

Empieza con los pies ligeramente separados, inhala y levanta los brazos rectos por encima de la cabeza de forma que las palmas de las manos queden hacia dentro y los tríceps junto a las orejas. Exhala y dobla las rodillas, empujando el trasero hacia atrás y bajando hacia el suelo como si estuvieras sentado en una silla. Su torso se inclinará naturalmente hacia delante sobre los muslos; intente mantener los hombros hacia abajo y hacia atrás. Continúa inhalando y exhalando profundamente; trabaja hasta mantener la posición durante cinco respiraciones. Trabaja los muslos, los glúteos, los abdominales, las caderas y los brazos.

Acerca del autor

Josue Llorente

Soy Josue Llorente, tengo 25 años y soy licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid con experiencia en medios tradicionales y digitales. Me apasiona el periodismo en esta nueva era y su evolución en el medio digital.

Ver todos los artículos